PAPDA

Plateforme Haïtienne de Plaidoyer pour un Développement Alternatif

Accueil > Solidarité internationale > Actividades del Forum Social de las Américas destacan situación actual de (...)

Actividades del Forum Social de las Américas destacan situación actual de Haití

lundi 16 août 2010, par PAPDA

Karol Assunção - Adital

Más de seis meses después del terremoto que destruyó a Haití, la situación del país permanece preocupante. Miles de haitianos y haitianas continúan en refugios y la ayuda prometida para la reconstrucción del país todavía no llegó. Además, la presencia de tropas militares extranjeras pone en riesgo la soberanía haitiana. Estos serán algunos de los puntos que se abordarán durante las actividades del IV Forum Social de las Américas (FSA), que se realiza del 11 al 15 de agosto en Asunción, Paraguay.

De acuerdo con Sandra Quintela, socio-economista del Instituto Políticas Alternativas para el Cono Sur (Pacs), la Red Jubileo Sur Américas preparó dos actividades sobre la situación haitiana que se realizarán en el marco del Forum. De acuerdo con ella, los días 12 y 13 de agosto los participantes serán invitados a reflexionar sobre el cuadro del país después del terremoto del 12 de enero y sobre la relación de la ocupación militar con la cuestión económica.

Las dos actividades tienen objetivos bien precisos. En la primera, Sandra revela que la idea es reforzar la campaña continental de ayuda a Haití. "Menos del 2% de los recursos prometidos llegaron al país", destaca. En la segunda, la intención es pedir el retiro de los militares extranjeros del territorio haitiano. "Hace siete años que están en el país [las tropas de la Misión de las Naciones Unidas para Estabilización de Haití - Minustah] y no hicieron nada", considera.

La intención, según ella, es "no dejar que Haití sea olvidado" por la población mundial. La preocupación de la socio-economista no es sin fundamento. Seis meses después de la tragedia, la realidad del país continúa siendo precaria. "La sensación es que el terremoto fue ayer", relata, en base a declaraciones de una amiga que vino recientemente del país caribeño.

De acuerdo con Sandra, todavía hay destrozos en las calles, miles de haitianos y haitianas continúan viviendo en condiciones precarias en refugios y tiendas. "Con las lluvias, mujeres y niños son obligados a pasar la noche entera de pié porque el piso queda todo mojado", cuenta, denunciando también la promoción individual de varios artistas y organizaciones no gubernamentales internacionales. "Muchas personas van allá, pero de hecho, nada sucede, la población continúa en las calles", observa.

Situación que recuerda las promesas de ayuda financiera realizadas inmediatamente después de la catástrofe y que todavía no llegaron al país. "Tantas promesas y no sucede nada. ¿Por qué ? La comunidad internacional no está interesada en la reconstrucción social", sostiene. En la opinión de Sandra, la comunidad internacional está preocupada por la cuestión económica, o sea, por la instalación de empresas, por la concesión de nuevos préstamos y por las privatizaciones, como ya sucedió con la telefonía.

"¿Quién, de hecho, tiene interés en la reconstrucción soberana de Haití ? La misma población haitiana", señala. Por eso, a pesar de todas las dificultades, los pocos movimientos y organizaciones del país intentan reorganizarse y realizar acciones tales como asambleas populares y manifestaciones.

Una de esas acciones es contra las tropas militares extranjeras que están en el país, cuestión también destacada en las actividades del Forum Social de las Américas. De acuerdo con la socio-economista, la operación militar en Haití va a entrar ya en el séptimo año y se hizo poco. "La Minustah no está en las calles, no es la presencia que esperaban", comenta.

Ejemplo de ello es lo que se puede observar después del sismo. "Aumentó el número de militares después del terremoto y los destrozos continúan", afirma, destacando el alto costo que significa mantener a los militares en el país. "El costo de las tropas es creciente : 600, 700, 800 millones de dólares", destaca.

Traducción : Daniel Barrantes